San Antonio Spurs – Miami Heat. El duelo de nuevo. Un año después se repite final, cosa que no ocurría desde el enfrentamiento entre Utah Jazz y los Bulls de Jordan. Popovich y sus chicos vienen con ganas de ganar su quinto anillo y acabar con la dinastía Heat. Mientras el Rey LeBron viene pisando fuerte en busca del ansiado ‘threepeat’. ¿Quién ganará? Hemos enfrentado a nuestros redactores David Soler y Huberto Meersmans para ver sus impresiones.

Huberto Meersmans (@hubermeersmans) opina que Miami Heat tripitirá a pesar de los esfuerzos de los Spurs:

Una vez más tengo que ponerte los puntos sobre las íes querido David. Ya sabes que para mí, en la NBA sólo hay dos ‘David S.’, David Stern y David Soler, pero eso no me va a hacer cambiar mi opinión de que los Miami Heat van a ser el primer equipo capaz de tripitir en la NBA desde que Kobe y Shaq ganaran el anillo en 2002.
Los Heat tienen una cita con la Historia y sus jugadores lo saben. LeBron James tiene una oportunidad única para seguir en la batalla por el trono de Michael Jordan y no va a desaprovecharla. Puede que el MVP de la temporada regular haya sido Kevin Durant, pero es en los playoffs donde realmente se miden los mejores jugadores y ahí James demuestra que es el auténtico rey de la competición, sin intención ninguna de abdicar. Las esperanzas de los Spurs pasan casi exclusivamente en la defensa que Kawhi pueda hacer de LeBron y a James le podrás frenar uno o dos partidos, pero en una serie de 7, siempre prevalece el mejor.
Los Heat están preparados para el reto del ‘threepreat’.
Aparte de LeBron James, que es la razón número una, dos y tres de que los Heat vayan a ganar el campeonato, está también que los problemas físicos de Dwyane Wade han quedado atrás, como ha demostrado ante Indiana, que Chris Bosh está a su nivel, como demostró anulando a Hibbert, y que Ray Allen está siempre para cuando le necesiten. El núcleo campeón del año pasado está de nuevo a su nivel y eso es muy difícil de parar. Si a esto le sumamos que Erik Spoelstra es mejor entrenador cada año y que Chalmers, Andersen, Battier, Haslem y Cole siempre cumplen, o Popovich se saca algo de la chistera (como los triples de Danny Green el año pasado) o la serie no llegará al séptimo.
Siento mucha admiración por lo que han conseguido los Spurs esta temporada y las anteriores. Son una Dinastía. Tienen un equipo que juega al baloncesto con mayúsculas. Un gran entrenador, grandes jugadores, buen vestuario y, por encima de todo, al mejor power-forward de la historia de la NBA. ¡¡Pero…!! Pero no han conseguido nunca entrar en el corazón de los americanos. Los Spurs son el equipo que peores índices de audiencia en las finales en los últimos 30 años (excepto el año pasado pero no porque la gente quisiera ver a los Spurs, sino porque la gente quería e iba, a favor o en contra, con los Heat) y la NBA sabe que para su negocio es importante que el público esté satisfecho, ahí lo dejo.

Mientras, David Soler (@david4soler) cree que se vengarán los Spurs y conseguiran su ansiado quinto anillo:

Querido Huber, siento decirte que tu opinión esta vez no prevalecerá. Popovich no va a permitir el triple. Ni Popovich ni ninguno de sus jugadores que son al fin y al cabo los que cuentan. He de admitir que el poder de LeBron James es indudable pero delante tiene a uno de los jugadores con las manos más grandes del planeta. Un jugador que el año pasado falló un tiro libre que le podía haber dado el título a su equipo y que, en vez de hundirse, ha vuelto con más fuerza. Sí, Kawhi Leonard va ofrecer su mejor rendimiento esta serie y con LeBron reducido a menos todo será más fácil. Porque están Wade y Bosh en Miami pero San Antonio no tiene nada, pero que nada que envidiar, con Duncan y Ginobili. Estos dos últimos vienen de demostrar ante Oklahoma que están de dulce y el último partido demostró que esta vez no dejarán escapar ninguna oportunidad para ganar cuanto antes. 

Los Spurs son un señor equipo conjurado para el anillo.
A partir de ahí ya no tienen ninguna opción los Heat de competir. A no ser que les aparezca un Mike Miller en racha como el pasado año, cosa que pongo en duda con el roster actual, los Spurs siempre ganarán la batalla de la segunda unidad. Boris Diaw en estado de gracia parece ser imparable. Si no le pudo parar ni Ibaka, ¿quién podrá con Diaw? Por no hablar de Danny Green. Cierto es que será titular por delante de Ginobili pero este es de los que rompen los partidos. Ginobili acaba siendo el “falso titular” y Green el sexto hombre que necesitan los Spurs. Dudo también que meta los triples del año pasado pero desde ahí puede hacer mucho daño. Parker no viene en su mejor momento pero es mucho mejor aún así que Chalmers. Para colmo de Miami Patty Mills viene jugando genial. Cuidado también a la opción Bonner. Funcionó ante Oklahoma sacando a Ibaka de la pintura y puede funcionar ante Miami para cubrir a Bosh desde el triple.

Vivirá mucho Miami de las internadas con fuerza de LeBron, debilidad que mostraron los Spurs ante los Thunder incapaz de parar a Westbrook o Durant sin hacer falta. Pero San Antonio no vive de individualidades, vive del equipo. Esas transiciones las siguen haciendo como nadie. Si el año pasado ganó Miami gracias a un triple de Ray Allen este año estoy seguro que Popovich ha aprendido la lección. No hay maestro como él. 

Por cierto, que ya se me pasaba, el factor cancha este año va a ser clave. El año pasado los Spurs tuvieron que ganar el anillo en Miami y casi lo consiguieron. Ahora parten con ventaja de campo. Ya hemos visto como son los Spurs en casa ante Oklahoma, imparables. Este mismo año en temporada regular arrasaron a los Heat en casa. 

Finalmente quiero decir una cosa. Duncan puede hacerse mayor, Parker puede estar mal pero como dice Ginobili, “Esto lo llevamos escuchando desde el 2007”. Tim Duncan será protagonista. Big Fundamental no se irá sin ganar un quinto anillo. Es la opción. Se les ve conjurados. Los Spurs son la mayor pesadilla para Miami. Esta vez no se les escapa a los tejanos amigo.