El 7 de Noviembre de 1991 el mundo, no sólo de la NBA o del deporte, si no a todas las escalas sociales, quedó petrificado cuando uno de los deportistas más mediáticos del mundo, Magic Johnson, anunciaba su retirada del baloncesto activo porque se le había detectado que era portador del VIH en un reconocimiento médico rutinario previo a la temporada 1991-92 que estaba iniciando. Apenas unas semanas antes, los Lakers habían derrotado al Joventut de Badalona en París en una edición del Open McDonalds, y en Julio, los Lakers habían caído en las finales ante los Bulls de Michael Jordan en una temporada en la que Magic había sido premiado con su tercer MVP.

Magic anunciaba en la rueda de prensa que os ponemos a continuación su retirada del baloncesto para batallar contra un enemigo considerado invencible hasta entonces. La gente sólo se preguntaba cuándo iba a morir Magic, pero el genio de Lansing demostró que no había nacido nadie aún para derrotarle.

Magic inició su personal batalla por dar a conocer al VIH. Puso rostro a una enfermedad que la sociedad había asociado a drogadictos y a homosexuales. Magic era la imagen de la alegría y nadie podía imaginarse que esa enfermedad maldita pudiera siquiera acercarse a una divinidad como él.

Pese a todo el mundo de la NBA era reticente a que Magic volviera por el miedo al desconocido VIH. En febrero de 1992 Magic regresó para jugar el All Star que se celebró en Orlando. Jugó como siempre y consiguió un MVP merecido, pero no hay que olvidar que había jugadores que tenían miedo a entrar en contacto con él. No olvidaré las palabras de Karl Malone que dijo que si Magic caía y se hacía una herida que sangrara, él jamás se acercaría. Magic pudo jugar gracias a la presión social y al apoyo de Isiah Thomas y Michael Jordan entre otros.

Nadie que vivió ese día lo ha olvidado. Todos sentimos tristeza, confusión, miedo… El mundo quedó en shock. A mí nunca se me olvidará ese día porque Magic era mi ídolo. Mi madre me lo dijo al regresar por la tarde a casa después del colegio. Tenía 13 años y sabía que todas las tardes emulaba en el patio de mi casa al #32 angelino lanzando a canasta, driblando, pasando a la pared a Worthys y Kareems imaginarios…

Aquel día me di cuenta que Magic era humano… y lleva 25 demostrándonos que lo es… ¿o no?

NBA Destiny, Where Amazing People Happens!