El jugador de los New Orleans Pelicans, Anthony Davis, no desaprovechó la ocasión de brillar en el evento realizado en “su casa” y fue designado MVP del All Star Game tras conseguir un récord de anotación (52 puntos, superando al mítico Wilt Chamberlain, que había logrado 42 puntos en 1962). Además, Davis capturó 10 rebotes para completar un doble-doble.

El marcador (192-182) define claramente la dinámica del partido: defensas inexistentes y locura en ataque. Una tendencia que, cada vez más, está provocando más de un disgusto a los aficionados, huérfanos de aquellos partidos llenos de intensidad de antaño. Parece que no habrá vuelta atrás y este tipo de encuentro quedará como un espectáculo de mates sin oposición e intentos de triple más allá de los 8 metros de distancia.

Volvamos a la estadística, en el oeste Davis estuvo bien acompañado de Russell Westbrook, que obviamente buscó su segundo MVP consecutivo (41 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias). Destacada actuación también de Kevin Durant, que logró un triple-doble (22 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias). Marc Gasol se quedó muy cerca de lograr otro triple-doble (10 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias).

En el este, hay que remarcar las actuaciones de Giannis Antetokounmpo (30 puntos y 6 rebotes), Kyrie Irving (22 puntos, 7 rebotes y 14 asistencias), LeBron James (23 puntos) e Isaiah Thomas (20 puntos).

El partido también dejó otro récord: el de mayor anotación conjunta, ya que con el citado resultado se lograron 374 puntos, superando el récord de 369 puntos de la pasada edición del All Star Game, en el que el oeste se impuso por 196-173.