Malas noticias para los Cleveland Cavaliers. Los actuales campeones han recibido un varapalo en forma de lesión en el último jugador que ha llegado al equipo. Se trata del australiano Andrew Bogut, que tras llevar apenas un minuto con su nuevo equipo ha tenido que dejar la pista.

El pívot ha sufrido un percance que le ha obligado a abandonar la cancha y, tras ser examinado por los médicos de los Cavs, le han diagnosticado una fractura de su tibia izquierda, por lo que a buen seguro se perderá lo que resta de temporada regular y los playoffs.