Malas noticias para Los Angeles Clippers. Uno de sus principales jugadores, Blake Griffin, tendrá que pasar por quirófano. El jugador lleva prácticamente toda la temporada jugando con molestias en su rodilla, y llegados a este punto tendrá que someterse a una pequeña intervención.

Sin embargo, se tratará de una cirugía menor, simplemente para limpiar su rodilla derecha, por lo que el tiempo de baja no será mucho, y se estima que en tres semanas pueda estar de vuelta, aunque las informaciones también apuntan que podría estar fuera hasta seis semanas.

En cualquier caso, se trata de una baja muy sensible para el equipo angelino. A pesar de las molestias, Griffin estaba cuajando una buena temporada, con unos promedios de 21.2 puntos, 8.8 rebotes y 4.7 asistencias. Sin el ala pívot, Rivers tendrá que buscar la fórmula para que su baja no se note en demasía, y jugadores de banquillo como Austin Rivers, Marreese Speights o Brandon Bass tendrán que aumentar su producción.