Un tema del que se está hablando mucho esta temporada es el de un posible cambio en el formato de las temporadas de la NBA. En la pretemporada ya se jugaron algunos partidos con una duración inferior a la habitual, lo que dejó clara la intención de introducir cambios en este aspecto. El nuevo comisionado Adam Silver parece dispuesto a cambiar el modelo de 82 partidos por temporada, para lo que se han propuesto diferentes opciones además de la de reducir la duración de los partidos. Jugadores, entrenadores, directivos y aficionados debaten sobre este tema en el que hay opiniones muy dispares. La gran cantidad de lesiones que se están produciendo este año no ha hecho más que avivar el debate, y parece que la opción preferida de Silver es la de mantener el mismo número de partidos pero alargando la temporada, haciendo que empiece antes y termine más tarde, bien entrado el verano.

¿Es necesario un cambio o se debe mantener el modelo actual?

Fidel Pérez cree que se debe mantener el calendario de partidos actual:

Champs_67_68

Los Boston Celtics fueron campeones de la temporada 1967-68, la primera en la que se disputaron 82 partidos

Lo siento Huber pero creo que te equivocas al apoyar este tipo de cambios.  Adam Silver entiende que la NBA es un negocio que hay que poner al día, pero todos esos grandes cambios que quiere hacer deberán hacerse de manera más pausada, y algunos de ellos incluso se quedarán en el camino. Para mí modificar el calendario no es la solución a ningún problema, es más, creo que va contra el espíritu de la NBA.

No voy a negar que el esfuerzo físico que realizan los jugadores tiene que ver con las lesiones que se están produciendo, pero el modelo actual de 82 partidos lleva implantado desde la temporada 1967-68, y en estos casi 50 años ha demostrado ser un modelo válido. El ritmo frenético de partidos forma parte del espectáculo, y es algo que los jugadores conocen antes de llegar a la liga.

Quizá la solución para favorecer el espectáculo pasa por gestionar de manera más coherente los minutos de los jugadores en pista, y priorizar los fundamentos básicos del baloncesto por encima de la potencia física, que a día parece el único aspecto válido para algunos entrenadores y jugadores.

Existen varias formas de conseguir buenos resultados en temporada regular, sin ser la única opción cargar de minutos a los jugadores estrella sin darles ningún tipo de descanso. Desde que se instauró el calendario actual varios equipos han demostrado que esto es posible.

Así que Huber, después de todo esto espero que reflexiones y te unas a mi causa.

Huberto Meersmans (@hubermeersmans) opina que es necesario un cambio:

derrick-rose-injury-01

Derrick Rose forma parte de la larga lista de jugadores lesionados esta temporada

Querido Fidel, sabes que te aprecio y siempre tengo en mucha consideración tus opiniones pero esto de tu postura inmovilista sobre no modificar el calendario de partidos de temporada regular me sorprende… ¡cómo se nota que no eres tú el que tiene que jugar hoy en Nueva York, mañana en Boston y pasado en Miami!

Los jugadores, los principales actores invitados a este deporte llevan años reivindicando una modificación del calendario porque los cuerpos no son capaces de aguantar la exigencia física que demanda el juego. La plaga de lesiones que están sufriendo tiene más que ver con lo cargado del calendario que con simple mala suerte. Hablamos de fracturas de huesos, roturas de tendón de Aquiles o roturas de ligamentos, no simples tirones musculares, y muchas en jugadores menores de 25 años.

Esta espiral sólo puede frenarse modificando el calendario, ya sea reduciendo el número de partidos o alargando la duración de la temporada. La primera opción es poco viable porque eso implicaría menos ingresos para la liga, propietarios y jugadores. La opción más viable es que la temporada se alargue para disputar los 82 partidos en más de los 6 meses habituales. La NBA debe adelantar el inicio de la liga y retrasar un poco su final por lo que, por mucho que le duela a Gregg Popovich, tendríamos las finales de la NBA bien metidas en Julio, más aún cuando los propios jugadores han exigido a la NBA que el parón del All-Star sea más largo que un fin de semana.

Así que amigo Fidel, o modificamos el calendario alargando la duración de la liga o terminaremos matando la gallina de los huevos de oro porque el número y gravedad de las lesiones no nos dejará tener un producto con calidad… ¿a quién le apetece ver ahora a los Lakers sin Kobe Bryant ni Julius Randle, a los Bucks sin Jabari Parker o a los Pacers sin Paul George?

¿Y tú? ¿Crees que es necesario cambiar el calendario?