A la tercera fue la vencida. Los Golden State Warriors se impusieron anoche a los Memphis Grizzlies por 122-107 en el tercer enfrentamiento entre ellos en lo que llevamos de temporada. Tras llevarse los de Tennessee los dos primeros, los Warriors no dieron opción a una tercera y se impusieron con claridad.

El nombre propio del partido fue Draymond Green. Y es que cuando el 23 rinde a su mejor nivel (sobre todo en defensa), y su equipo le acompaña, los de Steve Kerr se convierten en una máquina imparable. Green consiguió anoche un nuevo triple doble gracias a sus 4 puntos, 12 rebotes, 10 asistencias y 10 robos de balón y 5 tapones.

Se convierte así en el primer jugador de la historia que logra un triple doble sin llegar a 10 o más puntos. Además, los 10 robos de balón suponen un récord de la franquicia, y se quedó a tan solo uno del récord de la NBA. Una bestia.

Klay Thompson fue el referente en ataque, con 36 puntos y un 8/15 en triples, mientras que Kevin Durant firmó 24 tantos por 22 de Andre Iguodala. Y todo ello cuando esta noche visitan Oklahoma en un duelo que se antoja caliente.