Hay muchas esperanzas y miradas puestas esta temporada sobre los jóvenes Phoenix Suns, y más concretamente sobre el jugador de segundo año Devin Booker. El escolta se ha convertido en pieza clave del presente y futuro de la franquicia, y los Suns le han dado galones y la importancia que merece.

Tras un inicio discreto de temporada, donde estaban destacando más Eric Bledsoe y, sobre todo, TJ Warren, anoche fue el turno de Booker. El jugador de 20 años se fue hasta los 38 puntos, máxima del curso y de su carrera, siendo el mejor anotador del encuentro y parte fundamental para la victoria.

El ex de Kentucky empató el partido hasta en dos ocasiones en los momentos finales del último cuarto, enviando el partido a la prórroga, con un triple frontal y una canasta desde una esquina que impidió que Lance Stephenson diera el primer triunfo de la temporada a los Pelicans, que solo acumulan derrotas.

El 1 de los Suns acabó con 13/22 en tiros de campo, además de capturar 4 rebotes y repartir 3 asistencias.