La NBA pretende demostrar que no le temblará el pulso a la hora de sancionar acciones que considere poco apropiadas dentro de la pista; especialmente en los tiempos que corren en los que nada escapa a las cámaras, ya sean de televisión o de un smartphone. Por ello ha sancionado a Doc Rivers, entrenador de Los Angeles Clippers, y al pívot estrella de los Detroit Pistons, Andre Drummond.

En el caso de Rivers la sanción ha sido de 15.000 dólares por ‘abuso verbal’ hacia los árbitros además de negarse a abandonar la cancha tras su expulsión el pasado martes 29 de noviembre en el partido que su equipo perdió frente a los Brooklyn Nets en el Barclays Center.

La misma suerte ha corrido Drummond, que tendrá que pagar otros 15.000 dólares, pero en esta ocasión por un codazo que propinó a Roy Hibbert durante el transcurso del partido que enfrentó a los Detroit Pistons y a los Charlotte Hornets también el martes. Acción por la que fue expulsado a falta de poco más de 4 minutos para el final del segundo cuarto, al considerar los árbitros dicha acción como una falta flagrante de tipo 2.