La primera consecuencia de la derrota cosechada (la quinta de los últimos siete partidos) por los Cleveland Cavaliers frente a los New Orleans Pelicans (124-122) tuvo que ver con la composición de la plantilla de los Cavs. En este sentido, LeBron James trasladó a los medios de comunicación su preocupación ante la falta de refuerzos por parte de su equipo, fundamentalmente en el puesto de base.

“Espero que en las oficinas del equipo no estén conformes con la actual composición de la plantilla”. “No estoy señalando a nadie, pero sinceramente no somos mejor equipo que la pasada temporada”, sentenció James. “Necesitamos jugadores que puedan aportar”, comentó el jugador franquicia de estos Cavs, que desveló haber hablado con el general mánager, David Griffin pidiéndole la llegada de otro base con experiencia después de la retirada de Mo Williams y la lesión grave en el pulgar de JR Smith.