Anoche LeBron James volvió a añadir una muesca a su revólver en su personal duelo con Michael Jordan para ser considerado el mejor jugador de la Historia de la NBA. Ante los Charlotte Hornets, el alero de los Cavs ayudó a su equipo a conseguir la victoria por 116-105 con 44 puntos, 9 rebotes y 10 asistencias.

Por si eso no fuera poco, James sumó la asistencia 7.000 en su carrera convirtiéndose, no sólo en el primer alero que alcanza esa cifra, sino en el primer jugador en la Historia de la NBA que ha conseguido 27.000 puntos, 7.000 rebotes y 7.000 asistencias… casi nada.

Cada uno tendrá sus preferencias sobre quién ha sido el mejor jugador de este deporte, yo personalmente sitúo a Magic Johnson como el #1, pero lo que no puede negarse es que el impacto de LeBron y sus logros individuales de equipo son muy difíciles de igualar.


NBA Destiny, Where Amazing People Happens!