No parecía ser el mejor momento para visitar a los flamantes campeones de la NBA para Los Angeles Clippers. Tres derrotas seguidas empezaban a sembrar las dudas en el proyecto de los californianos y más cuando veían como Warriors y Spurs les pasaban en una clasificación de la Conferencia Oeste que habían estado liderando hasta hace bien poco.

Pero una vez más la NBA volvió a ser imprevisible y Los Clippers fueron capaces de superar su mal momento para llevarse una importantísima victoria del QuickensLoans Arena por un cómodo 113 a 94.

La victoria se fraguó durante el segundo y tercer cuarto en los que los Clippers fueron muy superiores a los locales con un acertadísimo J.J Reddick, autor de 23 puntos y máximo anotador de su equipo, y la inestimable ayuda desde el banquillo de Jamal Crawford y Austin Rivers con 12 puntos cada uno. Pero no es un partido para hablar de nombres pues lo que destacó fue el juego coral de los visitantes que demostraron una gran compenetración tanto en ataque como en defensa. Muestra de ello son las 33 asistencias que repartieron los hombres de Doc Rivers (11 de Griffin para lograr su récord personal) frente a las 12 que fueron capaces de repartir los de Ohio. Por no hablar de la superioridad en el rebote (47 frente a 36) o en el cuidado del balón (11 pérdidas por 18 de los locales), entre otras muchas cosas.

Y es que en Cleveland parecía que sólo Kyrie Irving se había enterado de que esa noche tenían partido pues sus 28 puntos fueron, de largo, lo mejor que se pudo ver por parte de los hombres de Tyron Lue. LeBron James cuajó un discreto partido con 16 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias y un 35,3% en tiros de campo, mientras que Kevin Love se quedaba en 16 puntos y 4 rebotes aunque con buenos porcentajes de tiro.

La de anoche supone la cuarta derrota de lo que va de temporada para los Cavaliers que siguen liderando la conferencia con un balance de 13-4. Por su parte los Clippers dejan atrás la nefasta semana que han tenido en cuanto a resultados y con un récord de 15 victorias y 5 derrotas siguen manteniendo distancias con los Golden State Warriors, actuales líderes del Oeste.