Ayer se completó ya el Sweet Sixteen, que nos brindó grandes partidos y que culminó con las victorias de Florida, North Carolina, South Carolina y Kentucky. Y sin tiempo apenas para el descanso, hoy da comienzo ya el Elite Eight.

(#4) Florida 84-83 Wisconsin (#8)

Sin duda alguna el partido con más épica de lo que llevamos de torneo, y que define a la perfección el nombre de March Madness. Los Gators se impusieron en la prórroga con un triple en el último segundo de Chris Chiozza, cuando en el último segundo del tiempo reglamentario los Badgers habían hecho lo propio para forzar la prórroga.

Comenzó mejor Wisconsin, que adquirió ventaja en los primeros minutos y se encontraba muy cómodo en el partido. Le costó entrar a los Gators, que poco a poco fueron encontrándose a si mismos y consiguieron meterse en el encuentro y llegar incluso por delante en el marcador al descanso, liderados por un KeVaugh Allen que realizó un partidazo.

La segunda mitad fue más igualada, pero un parcial de 3-16 favorable a Florida parecía dejar las cosas sentenciadas a poco más de 5 minutos para el final (68-56). Sin embargo, Wisconsin reaccionó y llegó a la última jugada del partido con opciones. Apareció entonces un heróico Zak Showalter para meter un triple desequilibrado con el que forzaban la prórroga y se desataba la locura en el partido.

El tiempo extra comenzó con los Badgers más enchufados, tras llegar con más confianza por su remontada, y llegaron al último minuto con ventaja en el marcador. Dos tiros libres de Nigel Hayes a falta de 4 segundos parecía dejar resuelto el partido para Wisconsin (81-83), pero entonces ocurrió el milagro. Chris Chiozza recibió el saque de fondo, recorrió el campo y lanzó un triple frontal a la desesperada y bastante desequilibrado que entró limpio y que daba el triunfo a los Gators. Un final de locos y digno de esta locura de Marzo.

(#1) North Carolina 92-80 Butler (#4)

Los Tar Heels avanzaron sin demasiados problemas al Elite Eight tras superar a Butler en un triunfo cimentado en su gran primera parte. Los actuales subcampeones fueron una máquina de anotar en este período, y gracias a esto llegaron a tener una renta de hasta 20 puntos.

Con Joel Berry y Justin Jackson como jugadores más destacados, los de Roy Williams administraron su ventaja en la segunda parte y no sufrieron en ningún momento. Butler lo intentó, llegando a colocarse a 10 puntos (66-56) a 6 minutos del final, pero no pudieron terminar de meterse en el partido y no tuvieron opciones reales de remontada.

(#7) South Carolina 70-50 Baylor (#3)

Los Gamecocks protagonizaron el upset de esta segunda jornada de Sweet Sixteen tras derrotar con mucha claridad a Baylor. Se han convertido, con permiso de Xavier, en la gran sorpresa del torneo, donde están rindiendo a un nivel altísimo, y se han metido en la final regional por primera vez en su historia.

South Carolina endosó un parcial de 18-0 con el que rompieron el partido todavía en la primera mitad, y se fueron al descanso con un claro 37-22. Baylor no tuvo su día, y no llegó ni a inquietar a unos Gamecocks que se mostraron muy sólidos y no se relajaron en ningún momento, con un Sindariuns Thornwell que fue el mejor con 24 puntos y 6 rebotes.

(#2) Kentucky 86-75 UCLA (#3)

El gran partido de la jornada de ayer se lo llevó Kentucky. Se enfrentaban tres de los mejores prospects del próximo draft o, lo que es lo mismo, De’Aaron Fox y Malik Monk contra Lonzo Ball, y la victoria fue para los primeros.

Tras una primera parte igualadísima, con hasta 13 cambios de liderazgo en el marcador y 3 empates, los Wildcats salieron mejor en la segunda mitad de la mano de un De’Aaron Fox que estuvo magnífico (39 puntos). Además, los de John Calipari supieron maniatar el juego de Lonzo Ball, que estuvo muy gris en el que fue su último partido con UCLA según sus propias palabras.

Los Bruins no pudieron parar el acierto en ataque de Fox, que desnudó la defensa una y otra vez y fue el claro referente de Kentucky, que avanza al Elite Eight y protagonizará un duelo más que interesante contra North Carolina.