A los 39 años de edad, el ex NBA Pablo Prigioni ha anunciado su retirada del baloncesto a través de un texto publicado anoche en su cuenta de Twitter al que adjuntó la frase “Ha llegado el momento.”:

El base argentino ha sido un ejemplo de longevidad en el deporte de la canasta, comenzando a jugar a nivel profesional en su Argentina natal en 1994, llegando a la ACB en 1999 de manos del Fuenlabrada, pasando posteriormente por el Lucentum Alicante, TAU Cerámica y Real Madrid, siendo en el equipo de Vitoria donde más tiempo pasó y donde dejó una huella imborrable en la afición baskonista. En 2012 y con la friolera de 33 años de edad, Prigioni se decidía a dar el salto a la NBA para jugar como rookie para los New York Knicks.

En la “Gran Manzana” demostró que no había cruzado el charco para vivir una simple aventura sino que pensaba competir al más alto nivel y pronto se labró una importante reputación como base suplente gracias a su inteligencia sobre la pista, su férrea defensa y su físico inagotable que le permitió jugar además para Houston Rockets y L.A. Clippers hasta 2016, año en que decidió volver al Vitoria para retirarse en el equipo que siempre había sido su casa.

Pero si a nivel siempre ha tenido un papel fundamental allá donde ha estado, a nivel selección lo ha sido todo para Argentina, siendo uno de los principales miembros de la “Generación Dorada” que le dio hasta 8 medallas a su país, destacando la medalla de bronce de las olimpiadas de Pekín 2008.