❖ ACCEDE A LA PÁGINA PRINCIPAL DE LA GUÍA NBA 2016/2017 CON TODOS LOS EQUIPOS 

Si al comienzo de la temporada pasada le dices a un aficionado de los Chicago Bulls que su equipo ni siguiera logrará clasificarse para playoffs, contando además con un Derrick Rose “sano” (llegando a disputar 66 partidos de la regular season con un promedio superior a los 30 minutos por encuentro), seguramente provocarías que dicho aficionado torciera el gesto y te mirara pensando en lo poco que sabes de NBA. Si a eso le sumamos la previsión de la marcha del citado Rose, de Joakim Noah y de Pau Gasol a final de temporada, la cosa terminaría con el aficionado negando con la cabeza y diciendo “imposible”. Pues esta historia tan “irreal” de comienzos de la temporada pasada es el precedente inmediato de la actual temporada que afrontan los Bulls. Temporada marcada, sin duda, por la baja inicial de Mike Dunleavy (que tampoco sigue) en una posición tan “sensible” en los Bulls como era la de “3”, y terminada de condicionar por la grave lesión de Noah. A lo anterior, hay que sumarle las lesiones puntuales de hombres clave (Rose, Butler o Gasol), así como una aportación muy por debajo de lo esperado de jugadores que debían dar un paso al frente en tales circunstancias (caso de Nikola Mirotic o Doug McDermott).

Las bajas citadas tenían una primera consecuencia determinante en el futuro de la franquicia de Illinois: la proclamación “oficial” de Jimmy Butler como “jugador franquicia” del equipo. A esto había que sumar una incógnita: ¿tirarían los Bulls la presente temporada en busca de un buen pick del próximo draft, reservando además masa salarial para acometer el fichaje de algún agente libre de postín en el verano de 2017? Por suerte para ese aficionado de Chicago al que me he referido de forma simbólica anteriormente, no. En las oficinas de Chicago (posiblemente, conscientes de lo que se le venía encima con la marcha de Rose) se movieron con una agilidad inusitada en la agencia libre y lograron dos buenas piezas (sin hipotecar su futuro): la primera en llegar fue Rajon Rondo, un base all-star para ocupar el puesto de Rose (con el que tiene poco que ver en lo que a juego se refiere). La segunda, destinada a acariciar con suavidad el corazón de la gente de Chicago: la vuelta de otro hijo de la ciudad como Dwyane Wade.

Con Rondo, Wade y Butler (que ocupará la posición de “3”), los Chicago Bulls tienen las espaldas bien cubiertas en las posiciones más alejadas del aro (si bien la habilidad para el lanzamiento desde más allá de la línea de tres puntos de estos tres jugadores deja bastante que desear). El problema es que en la pintura, sin Gasol ni Noah, se ha quedado un solar. En el traspaso de Rose a los New York Knicks, los Bulls lograron hacerse con los servicios de Robin López. Un buen (e infravalorado) center que la pasada temporada disputó los 82 partidos de regular season, promediando 10,3 puntos y 7,3 rebotes por encuentro. López será el “5” titular de Chicago esta temporada. La última plaza de dicho quinteto, la de “4”, estará bastante disputada entre Taj Gibson (jugador de una regularidad y oficio fuera de cualquier duda) y Nikola Mirotic (con unas características distintas a Gibson, y con una enorme capacidad para jugar alejado del aro).

Altas y bajas

Altas: Rajon Rondo (Sacramento Kings); Jerian Grant (New York Knicks); Spencer Dinwiddie (Detroit Pistons); Dwyane Wade (Miami Heat); Isaiah Canaan (Philadelphia 76ers); Denzel Valentine (pick 14 del Draft); Paul Zipser (Bayern Munich); Robin López (New York Knicks); y Michael Carter-Williams (Milwaukee Bucks).

Bajas: Derrick Rose (New York Knicks); Joakim Noah (New York Knicks); Pau Gasol (San Antonio Spurs); Mike Dunleavy (Cleveland Cavaliers); Aaron Brooks (Indiana Pacers); Cameron Bairstow (Detroit Pistons); Justin Holiday (New York Knicks); E’Twaun Moore (New Orleans Pelicans) y Tony Snell (Milwaukee Bucks).

Pronóstico temporada regular

Podríamos hacer nuestras las palabras que pronunció Dwyane Wade hace unos días: el objetivo de este equipo está en mejorar día a día (hay muchas novedades en la plantilla) y lograr entrar en playoffs. El desarrollo de la dinámica de equipo va a resultar trascendental para esta nueva temporada. Hablar de luchar por el anillo es impensable. Esta opinión es unánime entre los expertos. Donde no existe unanimidad es en dar por seguro que este equipo logrará plaza de playoffs. No obstante, a juicio de la mayoría, se considera factible lograr entrar en las cuatro últimas posiciones (del 5º al 8º) de la conferencia Este. Como anécdota, señalar que Rajon Rondo discrepa de esta corriente de opinión, y considera que hay equipo para quedar entre los tres primeros del Este.

Las claves

  • Rajon Rondo: Por características, nos encontramos con un jugador que puede aportar mucho a este equipo: tiene capacidad para manejar el partido al ritmo que él quiere, si bien es cierto que la defensa no es su fuerte. En cualquier caso, Fred Hoiberg está encantado con él. Ahora bien, la actitud de Rondo va a ser determinante.
  • Entendimiento Wade-Butler a la hora de liderar la ofensiva del equipo: Ambos jugadores se mueven en espacios similares, y además suelen acaparar mucho la pelota. La coordinación de ambos jugadores resultará fundamental para la ofensiva del equipo.
  • Amenaza exterior: Por experiencia, ni Rondo, ni Wade, ni Butler son grandes lanzadores desde más allá de la línea de tres puntos. Para mejorar esta circunstancia, Hoiberg (de un lado) ha ordenado a Wade en pretemporada que busque lanzamientos de tres con frecuencia; y en las oficinas (de otro) se hicieron con los servicios de un tirador como Isaiah Canaan (Sixers), que lanza con asiduidad (aunque no siempre con acierto, pero cuando entra en racha es imparable). La aportación en esta faceta de jugadores como Mirotic (su baza para ser el “4” titular), McDermott, Valentine o Grant va a resultar crucial.
  • Juego interior: Es innegable que sin la pareja Pau Gasol – Joakim Noah los Bulls pierden muchísimo. Habrá que ver cómo responden jugadores como López o Gibson, que si bien no tienen el nivel de aquéllos, es indudable que son muy trabajadores, regulares y rocosos.

Jugadores a seguir

  • Jimmy Butler: Con la marcha de Rose se ha convertido en el jugador franquicia de los Chicago Bulls. De progresión espectacular, la pasada temporada disputó un total de 67 partidos, logrando un promedio de 20,9 puntos, 5,3 rebotes y 4,8 asistencias. Lideró la ofensiva del equipo y además consolidó la que es su principal virtud: la defensa.
  • Rajon Rondo: Finiquitada la “era Rose”, los Bulls van a contar con un guard de características muy distintas: buena lectura de juego, capacidad anotadora en penetración y una magistral capacidad para repartir asistencias. El técnico de los Bulls, Fred Hoiberg, está encantado con la llegada de Rondo, pues ve al jugador con capacidad para trasladar a la cancha las dinámicas de juego que quiere implementar.
  • Dwyane Wade: Esperanza e incógnita (por físico, no por calidad). Hoiberg tiene decidido dosificar sus minutos en la medida de lo posible. Si responde como se espera, su aportación será tremenda.

Posible quinteto

  1. Rajon Rondo
  2. Dwyane Wade
  3. Jimmy Butler
  4. Taj Gibson
  5. Robin López