Seis temporadas hicieron falta para que los Detroit Pistons volvieran a los Playoffs de la NBA. La campaña 2014-2015 fue el primer fruto recogido tras un duro proceso de reconversión de la franquicia. La generación de oro, la que ganó el campeonato en 2003-2004 dijo adiós y Detroit debió hacerse a la idea que podían jugar sin Chauncey Billups, Rip Hamilton o Ben Wallace. El año pasado lo consiguieron: volvieron a la postemporada, con un balance positivo (44 – 38) y dejando buenas sensaciones desde que empezó la competición.

Stan Van Gundy se sentará por tercera temporada en el banquillo como máximo responsable después de reconvertir un equipo que ganó apenas 32 partidos a uno que pudo llegar a Playoffs con buena imagen. Una base de jugadores jóvenes (el más veterano es Ish Smith, con 6 años en la NBA) se está construyendo un proyecto en la Motor City que puede devolverles a la gloria. La dueta formada por Andre Drummond y Reggie Jackson son los puntales de un vestuario con hambre y garra para optar a ser contenders en un futuro cercano. Jackson estará lesionado hasta finales de noviembre y deberá ser suplido por Ish Smith.

Muchos de los jugadores acaban contrato en el año próximo o en los dos consiguientes y eso genera una inestabilidad de cohesión en el futuro. Choca con el proyecto, pero las bases están asentadas en Detroit. En el quinteto Tobias Harris, Marcus Morris (duda para el inicio de temporada, lesionado) y Kentavious Caldwell-Pope, cierran una primera línea muy sólida para afrontar la temporada. Las incorporaciones en la pintura de Jon Leuer (PHX) y Boban Marjanovic (SAS) darán un apoyo sólido a Drummond y Harris, ampliando el fondo de armario necesario para una temporada larga. Los Pistons han sabido ir llenando el roster de un conjunto de piezas que engranajan bien la máquina para poder optar otra vez a Playoffs.

En el exterior, llegan McCallum y Ish Smith, jugadores de segunda línea que aportan muchísimo. El rookie Stanley Johnson, uno de los mejores de su promoción, seguirá evolucionando tras una muy buena primera temporada en la NBA. Aun así, es duda para el inicio de temporada por una lesión en el pie.

Altas y bajas

Altas: Henry Ellenson (R), Michael Gbinije (R), Jon Leuer (PHX), Ray McCallum (PHI), Nikola Jovanovic (R), Boban Marjanovic (SAS), Ish Smith (PHI).

Bajas: Joel Anthony (SAS), Steve Blake (CHI), Spencer Dinwiddie (CHI), Jodie Meeks (ORL), Anthony Tolliver (SAC).

Pronóstico temporada regular

La clasificación para Playoffs es el objetivo. Pasar de primera ronda es el reto más difícil, ya que tras el 4 – 0 que les endosó Cleveland, vigente campeón, se buscará más el ganar algun partido de pretemporada. Pelear más aun la posición en la clasificación, para no acabar octavos y poder jugar contra un rival “menos duro”. Un histórico como Detroit debe estar entre las posiciones de Playoffs, pero deberá adaptarse al resurgimiento de la Conferencia Este, la cual estava considerada la débil en los últimos años. Chicago, Indiana, Charlotte, Washington son rivales directos.

Las claves

  • Andre Drummond y Reggie Jackson: La dependencia de la dupla volverá a ser determinante. Tanto el center como el guard son los puntales de un equipo que ofensivamente debe aportar muchísimo. En la defensa están bien servidos, pero deben reafirmarse como superestrellas (Drummond) y como el otro jugador franquicia (Jackson). Son los capitanes.
  • Juventud, divino tesoro: Siempre es ilusionante un conjunto joven, pero la inexperiencia es una piedra en el zapato en una liga tan larga como la NBA. Morris, Harris, Smith y Jackson son los más veteranos, algo que debe suplir Andre Drummond, que debe reafirmarse como capitán.
  • ¿Proyecto a corto plazo?: Hasta ocho jugadores pueden terminar contrato el año que viene (tres son restricted), y once para 2018. La falta de acierto esta temporada podria perjudicar la coyuntura del equipo, necesaria para crear un proyecto. Pero quizás pueden adoptar el método Cavs: un sprint durante una temporada y la siguiente “ya hablaremos”.

Jugadores a seguir

  • Andre Drummond: Jugador franquicia indiscutible. Tres años han sido suficientes para demostrar que puede ser uno de los mejores pívots de la NBA a largo plazo, algo que a corto ya ha demostrado. Un potencial defensivo impresionante, caza los rebotes como nadie y ofensivamente es bastante sólido. En los tiros libres es de los peores de la liga, algo que está mejorando durante esta pretemporada. El lanzamiento a media distancia cojea, pero tiene mucho tiempo para mejorarlo. No le es estrictamente necesario.
  • Reggie Jackson: Aun lesionado, es uno de los jugadores más importantes del equipo. Será su segundo año en los Pistons y ya es capitán. Capacidades atléticas y ofensivas muy altas, se está convirtiendo en uno de los guards más infravalorados de la liga y con más potencial.
  • Kentavious Caldwell-Pope: El escolta, afianzado en Detroit, jugará su cuarto año en el equipo. Su aportación en anotación ha crecido en las estadísticas a cada campaña, convirtiéndose en un apoyo incondicional. Tobias Harris, recien llegado, anota más que el, pero el trabajo de máquinas que genera Caldwell-Pope es uno de los menos vistosos pero que más aprecian los entrenadores.

Posible quinteto

  1. Ish Smith
  2. Kentavious Caldwell-Pope
  3. Tobias Harris
  4. Marcus Morris
  5. Andre Drummond