❖ ACCEDE A LA PÁGINA PRINCIPAL DE LA GUÍA NBA 2016/2017 CON TODOS LOS EQUIPOS

Tras una campaña de récord pero sin premio al final de la película, Golden State Warriors afronta en la temporada 2016/17 el mayor desafío de la franquicia en los últimos años. La miel de hace un par de años debe volver a ser paladeada en Oakland este curso. No hay objetivo menor ni intermedio: el anillo es a lo que deben aspirar los de Steve Kerr.

Medio mundo tiene el ojo echado a unos Warriors que afrontan una etapa donde todos las miradas van dirigidas a una plantilla que, si ya de por sí era completa, se vuelve mucho más competitiva con la llegada este verano del exjugador de Oklahoma City Thunder, Kevin Durant. Con Durantula el reto es mayor y la presión tremendamente asfixiante.

Curry y compañía buscarán volver a encontrar el punto y sensaciones que perdieron en las pasadas Finales y superar así el escollo que les impidió repetir título en la temporada que pudo ser histórica y al final no lo fue del todo. ¿Habrá premio esta vez?

Altas y bajas

Altas: Kevin Durant (Oklahoma City), Damian Jones (Vanderbilt), Patrice McCaw (Nevada-Las Vegas), JaVale McGee (Dallas Mavericks), Zaza Pachulia (Dallas Mavericks), David West (San Antonio Spurs) y Elliot Williams (Panathinaikos).

Bajas: Harrison Barnes (Dallas), Leandro Barbosa (Phoenix), Andrew Bogut (Dallas), Festus Ezeli (Portland), Brandon Rush (Minnesota Timberwolves) y Marresse Speights (LA Clippers).

Pronóstico temporada regular

Dos temporadas de máximo nivel llevan exhibiendo los Warriors. En la primera lograron el tan ansiado anillo tras un récord en temporada regular de 67 victorias y 15 derrotas. La pasada campaña rompieron todos los moldes y establecieron un 73-9 de marca en Regular Season, batiendo los récords de mejor inicio de un equipo en la historia de la liga (24-0), equipo en llegar más rápido a los cincuenta partidos ganados y mejor temporada regular, superando así el anterior registro de los Chicago Bulls de Michael Jordan y Scottie Pippen (72-10).

Actualmente, un resultado que difiera de ser líderes de la Conferencia Oeste de la NBA sería considerado un fracaso para la actual plantilla de Golden State. Repetir la hazaña del año pasado será difícil, pero todo lo que no sea obtener el mejor balance de victorias/derrotas y llegar a las Finales en postemporada significaría no cumplir con las expectativas que la propia franquicia ha levantado a su alrededor.

Las claves

  • Gestión de egos y estrellas: Con el aterrizaje de Kevin Durant en Oakland se ha producido una acumulación de grandes jugadores en la plantilla. Kerr tendrá que lidiar con la adaptación del alero norteamericano a la vez que deberá impedir que se resienta con los ajustes la fluidez y efectividad característica del juego de los Warriors. Demasiados gallos en un gallinero en el que, por mucho que se finalmente encajen las piezas, siempre existirá la duda de quién deberá tomar la máxima responsabilidad cuando la cosa se ponga seria.
  • Variantes y soluciones: El principal problema de Golden State en los pocos partidos en los que sufrieron la pasada campaña fue la ausencia de suficientes variantes para combatir el planteamiento de ciertos contrincantes. Más allá del exceso de relajación, el saber variar lo suficiente la ofensiva y conseguir poner palos en las ruedas de la mayor amenaza rival supondría un gran paso adelante en la búsqueda de soluciones de cara a sobreponerse ante las dificultades o contratiempos que puedan originarse en el transcurso de una temporada que apunta a hacerse muy larga.
  • Solidez defensiva e intimidación: Sin big men de gran nivel ni un núcleo de especialistas defensivos en el equipo, los Warriors pueden sufrir si la cosa no funciona en su casillero y el partido apunta a números más bajos. El año pasado concedieron demasiados puntos en contra fruto del ritmo impuesto por ellos mismos, que solventaban con su asombrosa capacidad ofensiva. Pero esa no debe ser la única carta a jugar ante conjuntos propensos a un estilo más clásico, duro y propio del Este que pueden sacar provecho de esta situación. Hay que ganar solidez y saber sacar el mayor partido posible a la defensa.

Jugadores a seguir

  • Kevin Durant: El hombre por el que debe pasar el ataque del equipo. El tipo que llega con más hambre que ninguno a una ciudad que todavía tiene ganas del postre. Durant tendrá que demostrar por qué es considerado uno de los mejores activos de la liga y por qué ha elegido Oakland como camino al éxito.
  • Stephen Curry: El base fue muy discutido en el tramo final de los pasados Playoffs. No consiguió brillar cuando su equipo más lo necesitaba y no pudo resultar lo suficientemente decisivo que quería. Esa espina clavada debe servir como punto de partida para una redención que partirá de su dirección.
  • Draymond Green: Difícil tarea la que se le encomienda a Green este año. Más allá de aportar el arsenal al que nos tiene acostumbrados tendrá que tomar la iniciativa a la hora de aportar la suficiente garra y fuerza a un equipo que, a día de hoy, se ve necesitado de ellas.

Posible quinteto

  1. Stephen Curry
  2. Klay Thompson
  3. Andre Iguodala
  4. Kevin Durant
  5. Draymond Green