¡Como ha llegado el 2017 a la NBA! El primer día del nuevo año nos ha brindado un regalo inmejorable para los amantes del baloncesto. Y es que James Harden consiguió anoche una de esas actuaciones que permanecerán en la memoria de los aficionados por mucho tiempo.

Los Rockets se han convertido en el equipo de moda de la liga. El sistema de D’Antoni le ha venido como anillo al dedo a los tejanos, que nos regalan un atractivo espectáculo en cada partido. Y el más beneficiado de todo ello ha sido un James Harden para el que se nos acaban ya los calificativos.

53 puntos, 16 rebotes y 17 asistencias fue la carta estadística anoche del 13. El triple doble más salvaje de la historia de la liga, ya que nadie había conseguido un partido de +50 puntos, +15 rebotes y +15 asistencias. Harden consiguió un 14/26 en tiros de campo, con 9/16 en triples y 16/18 desde la línea de tiros libres.

Los secundarios, una maquinaria bien engrasada que funciona al ritmo que marca “la barba”, ayudaron a que el triunfo se quedara en el Toyota Center por un marcador de 129-122. Ryan Anderson fue el más destacado de ellos con 25 puntos.

En el lado neoyorquino destacó la actuación de un suplente habitual como Brandon Jennings. El base recordó al de sus mejores épocas y acabó con 32 puntos, 7 asistencias y 5 rebotes, aunque de poco le sirvió a su equipo.