A priori Scott Perry, el nuevo flamante fichaje de los New York Knicks para el puesto de general manager las próximas cinco temporadas, es un desconocido para la mayoría de los que seguimos la NBA de cerca así que para responder a la pregunta que encabeza el artículo lo mejor es hacer un repaso a su trayectoria.

Perry, 53 años, jugó al baloncesto en la NCAA en la Universidad de Oregón una temporada y luego completó sus estudios en Wayne State no jugando profesionalmente una vez que se graduó en empresariales.

En 1988 se convirtió en el entrenador de la modesta University of Detroit Mercy desde donde saltó a los Michigan Wolverines en 1994 como entrenador asistente y luego a Eastern Kentucky en 1997 también como entrenador asistente.

En el 2000 llegó a las oficinas de los Detroit Pistons de la mano del General Manager Joe Dumars. Allí se hizo un nombre en la NBA participando en las decisiones que ayudaron a los Pistons a ser campeones en 2004 así como a llegar a las Finales del Este 5 temporadas consecutivas (2003 a 2007).

En 2007 llegó a los extintos Seattle Supersonics en el puesto de asistente de General Manager siendo uno de los principales valedores de la elección de Kevin Durant como #2 del Draft de aquel año.

Tras una temporada en los Sonics, Perry regresó a los Pistons en calidad de Vicepresidente de Operaciones baloncestísticas hasta que en 2012 le fichó Rob Hennigan para ser su assistente como GM y VP de operaciones baloncestísticas en los Orlando Magic. Con los de Florida, dicen que Perry influyó mucho en las elecciones en el Draft de jugadores como Victor Oladipo, Elfrid Payton, Aaron Gordon o Mario Hezonja.

En abril de este año, Perry fue contratado por los Sacramento Kings como #2 en las oficinas de los californianos a las órdenes de Vlado Divac después de que Hennigan fuera despedido por los Magic y muchos señalan a Perry como principal responsable de que los Kings hayan fichado en la agencia libre a Zach Randolph, George Hill, Vince Carter y Bogdan Bogdanovic así de la elección de D’Aaron Fox en el #5 del pasado Draft.

Ayer viernes 14 de Julio, los Knicks le ficharon como General Manager tras el despido de Phil Jackson como Presidente del equipo y la promoción de Steve Mills del puesto de GM al anterior sillón del Maestro Zen.

Repitamos la pregunta…

¿Es Scott Perry la respuesta que buscaban los Knicks?

Mi respuesta es contundentemente NO.

Primero. No dudo de las capacidades de Scott Perry para responsabilizarse de las decisiones deportivas de los Knicks, el problema es que el que va a mandar es Steve Mills cuya primera decisión tras hacerse con la butaca de Phil Jackson ha sido hacer uno de los fichajes más extraños del verano: Tim Hardaway Jr. (11.0 puntos, 2.1 rebotes y 23.4 minutos por partido en 4 temporadas) para 4 temporadas por ¡¡71 millones de dólares!!.

¿Dejará Mills que prevalezca la opinión de Perry cuando haya diferencia de criterio entre ambos?, lo dudo.

Segundo. La mayoría de los reportes sobre Scott Perry hablan de que tuvo un rol muy importante en los Pistons campeones de 2004, en la elección de Kevin Durant por parte de los Sonics y en la elección, por ejemplo, de Victor Oladipo y Elfrid Payton en los Magic.

Si damos eso como cierto, por qué no, también deberíamos señalar a Scott Perry como uno de los principales responsables cuando:

  • Los Pistons eligieron en 2003 como #2 del Draft a Darko Milicic por encima de Carmelo Anthony, Chris Bosh, Dwyane Wade o David West en una de las peores decisiones que ningún equipo ha tomado en la Historia del Draft, ¿no?
  • Los Magic no fueron capaces de retener a su estrella, entonces el mejor pívot de la NBA, Dwight Howard, cuando en Agosto de 2012, dos meses después de su aterrizaje en Orlando, los de Florida se vieron forzados a traspasar al pívot en un traspaso a 4 bandas en el que recibieron a Arron Afflalo, Al Harrington, Christian Eyenga, Josh McRoberts, Maurice Harkless y Nikola Vucevic, el único que ha demostrado luego ser realmente un jugador interesante.

Y tercero. Tras nombres como el de John Calipari, más rumor que algo real, o el de David Griffin, experimentado GM que acaba de ser cesado sorprendentemente por los Cavs y que, tras negociar con Mills y James Dolan, no ha aceptado las condiciones de estar bajo el mandato del propio Mills, parece que los Knicks se han decantado por alguien que pasaba por ahí y que, obviamente, no iba a rechazar la posibilidad de añadir a su CV el puesto de GM de los Knicks, aunque con poca poder decisorio.

En definitiva, pienso que Scott Perry no va a hacer que los Knicks cambien su inercia, no porque no pueda, sino más bien porque no le van a dejar intentarlo así que mientras Steve Mills siga en su puesto, dudo que los Knickerbockers cambien la inercia desde que Phil Jackson llegara a la Gran Manzana.

Ojalá me equivoque porque como siempre digo, estas palabras son sólo mi opinión.

NBA Destiny, Where Amazing People Happens!