Los focos de la NBA parecen fijados sólo en dos equipos: Warriors y Cavs, pero hay un tercer equipo que está jugando a un nivel impresionante a lomos de un jugador superlativo que ha vuelto a encontrar la senda del buen juego. Hablamos de los Houston Rockets y de James Harden. Anoche los tejanos destrozaron a unos Clippers, que no pudieron contar con Chris Paul ni Blake Griffin por lesión, por 140-116.

El partido pudo estar marcado por la expulsión de Austin Rivers, por contactar físicamente con un árbitro, seguida de la de Doc Rivers, tercera expulsión de la temporada, mediado el segundo cuarto, pero la quinta derrota consecutiva de los angelinos era difícil que pudiera evitarse.

James Harden volvió a tener un grandísimo partido sumando su séptimo triple-doble de la temporada con 30 puntos, 13 rebotes y 10 asistencias.

Por los Clippers, el mejor jugador fue Raymond Felton que aportó 26 puntos.

NBA Destiny, Where Amazing People Happens!