Este verano Stephen Curry será agente libre sin restricciones y siempre existe la posibilidad de que el jugador decida cambiar de equipo. El nuevo convenio laboral podría convertirle en un jugador de 200 millones por lo que nadie le imagina cambiando de equipo como sí ha hecho Kevin Durant el pasado verano.

El propio Curry ha declarado en The Wall Street Journal (ver original) que nunca sabe qué puede suceder pero que tampoco se imagina con otra camiseta.

Siempre pueden suceder altibajos en las negociaciones pero es complicado imaginarme jugando en otro sitio.

NBA Destiny, Where Amazing People Happens!