Los Warriors realizaron la mejor temporada regular de la historia de la NBA con un récord final de 73 victorias y 9 derrotas pero en los playoffs la historia fue distinta ya que perdieron la final ante los Cleveland Cavaliers dejándose remontar un 3-1 a favor.

La gran estrella del equipo, Stephen Curry, tuvo una temporada regular de ensueño que le coronó como el primer MVP unánime en la Historia de la NBA pero durante los playoffs las lesiones aparecieron impidiendo que el genial jugador pudiera jugar sin lastres, hecho que Curry no quiere que sirva como excusa, tal y como ha declarado a ESPN (ver original):

En los playoffs no estuve al 100% pero, ¿a quién le importa?, pude jugar, ¿no?. Jugué para hacer lo posible por ayudar a mis compañeros y eso es lo que realmente importa. He aprovechado el verano para poder recuperarme pero aún queda trabajo por hacer.

Sería injusto decir que los Warriors perdieron la Final por el bajo estado físico de Curry olvidando las “extrañas” actuaciones de Draymond Green, la lesión de Andrew Bogut, la genial actuación de LeBron James o que Kyrie Irving diera un paso al frente, ¿no os parece?

NBA Destiny, Where Amazing People Happens!