El que la sigue la consigue.

Según información de última hora, el grupo inversor que capitanea Chris Hansen, conocidos porque estuvieron cerca de hacerse con los Kings para mudarlos a Seattle, ha conseguido hacerse con los derechos de los Milwaukee Bucks en una gestión rápida y secreta que venía cociéndose desde antes de que se filtrara que dicho grupo inversor iba a construir un pabellón NBA en la ciudad de Seattle.

En los últimos meses se había rumoreado que la NBA estaba planteándose una expansión con 2 nuevos equipos, pero la propia liga enfrió esos rumores aunque nunca dijo que no pudiera suceder un traslado de una franquicia a otra ciudad.

La venta de la franquicia de los Bucks al grupo inversor de Chris Hansen se ha producido por el incumplimiento de la construcción del nuevo pabellón del equipo. Recordemos que si no se construía un nuevo pabellón antes de 2017, la NBA podía revocar la compra de los Bucks, como así ha sucedido.

Adam Silver, Comisionado de la NBA:

La intervención en la gestión de los Bucks es algo que no queríamos hacer pero nos hemos visto obligados a hacerlo para garantizar la viabilidad económica de la franquicia. Los dueños de los Bucks no han cumplido su promesa de construir un nuevo pabellón por el motivo que sea así que para garantizar la viabilidad económica de la franquicia la hemos traspasado al proyecto que mejores condiciones de futuro nos ofrece.

Lo sentimos por los fans de Milwaukee que no tienen ninguna culpa de lo sucedido pero con el gesto de devolver el baloncesto NBA a Seattle reparamos el agravio que se produjo en 2008 cuando los Supersonics se mudaron a Oklahoma City para transformarse en los actuales Thunder.

El traslado de los Bucks a Seattle se producirá en el inicio de la temporada 2018-19, cuando esté construido el nuevo pabellón en la ciudad de Seattle.

Marc Lasry y Wes Edens, propietarios de los Bucks desde 2014, han echado balones fuera respecto a su responsabilidad en lo sucedido.

Desde que llegamos a Milwaukee hemos negociado con la ciudad y el Estado de Wisconsin para construir el pabellón pero después de cada reunión surgían problemas que han hecho imposible cumplir el plazo con la NBA. Entendemos la tristeza de los fans pero la burocracia nos ha impedido llevar nuestro proyecto a buen puerto.

No se sabe el precio de venta de la franquicia, pero Lasry y Edens compraron los Bucks por 550 millones de dólares y se estima que la venta no es inferior a 750 millones de dólares, por lo que el negocia ha sido redondo para los empresarios neoyorquinos.

Por su parte, Chris Hansen se ha mostrado exultante al devolver el baloncesto a la ciudad de Seattle.

Hoy podemos decir que hemos dado el primer y definitivo paso para cumplir la promesa que hicimos a la ciudad de Seattle y a la comunidad de fans de los Sonics de devolver el baloncesto NBA a donde nunca debió salir.

La primera decisión que vamos a tomar es cambiar el nombre de la franquicia de Bucks al de Supersonics.

Esta pesadilla se ha acabado. Sólo hemos vivido un paréntesis. Los Sonics vuelven para ser un equipo ganador recordando a los campeones de 1979 con Dennis Johnson, Gus Johnson y Jack Sikma a la cabeza. Recordando al espectacular equipo de los años 90 con Gary Payton y Shawn Kemp. Volvemos para ser referencia.

Brutal y agridulce noticia de sentimientos encontrados la que os traemos de última hora porque si bien es cierto que nos alegramos mucho por el regreso de una franquicia como los Seattle Supersonics, nos entristece también la desaparición de una franquicia histórica como los Bucks que llevaban en la ciudad de Milwaukee desde 1968, cuando fue creada, recordemos que fueron campeones de la NBA con Lew Alcindor (Kareem Abdul-Jabbar) y Oscar Robertson.

-o-

Feliz día de los Inocentes a todos los jugones del mundo. Desde NBA Destiny esperamos que nadie se haya molestado por nuestra broma cuya intención era sólo arrancaros sorpresa, duda y sonrisa por ese orden.

NBA Destiny, Where Amazing People Happens!