Los Phoenix Suns tienen motivos de sobra para la esperanza. A pesar de la derrota de anoche ante Los Angeles Lakers (119-108), poseen un núcleo de jugadores jóvenes con mucho potencial entre los que destaca sobre manera uno, Devin Booker.

El escolta volvió a repetir partidazo anoche, aunque esta vez no sirviera para ganar. Volvió a batir su récord de anotación en la liga, anotando 39 puntos, y repartió además 7 asistencias. Se ha convertido en el jugador más joven de la historia (20 años y 7 días) en conseguir dos partidos consecutivos con 38 puntos o más.

Además, une su nombre a una lista compuesta por solo 5 jugadores que han sido capaces de llegar hasta los 39 puntos con tan solo 20 años: D’Angelo Russell, Kyrie Irving (2 veces), Brandon Jennings, Kevin Durant (5 veces) y Eric Gordon.

La parte negativa es que esta actuación no sirvió para ganar. Y es que Los Angeles Lakers están sorprendiendo a todos por su buen rendimiento en este inicio de temporada. Luke Walton parece haber dado con la tecla y el equipo juega mucho más alegre y liberado, y con una mayor confianza.

Nick Young, titular con Walton, fue el máximo anotador con 22 puntos, mientras que Julius Randle y Jordan Clarkson aportaron 18 tantos cada uno. Los Lakers suman tres victorias consecutivas ya (Hawks, Warriors y Suns) y se han colocado con un récord positivo (4-3). La ilusión ha vuelto a Los Ángeles.