Anoche Paul George cometió un error infantil que seguro que no vuelve a repetir porque le costó la expulsión de un encuentro que los Pacers tenían dominado a los Bulls y que terminaron ganando por 111-94.

Quedando poco menos de 2 minutos para finalizar el tercer cuarto, los árbitros pitaron una falta a PG13 que a él no le pareció correcta. Frustrado, dio una patada suave al balón que impactó en un espectador en la grada. George fue rápido a disculparse al espectador pero los árbitros tenían que expulsarle porque ese tipo de gestos están así castigados.

Ahora queda ver si la NBA suspenderá a PG13 con un partido más o lo dejan ahí al ver que no había malicia alguna en el jugador que rápidamente se dio cuenta de su error.

NBA Destiny, Where Amazing People Happens!