Los Minnesota Timberwolves siguen inmersos en una buena racha de resultados. Ayer volvieron a superar a los Phoenix Suns por un ajustado 112-111, gracias en parte a un gran Andrew Wiggins.

El alero canadiense se fue hasta los 31 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias y 2 robos, consiguiendo además la canasta decisiva sobre la bocina.