Los Miami Heat lograron anoche una gran victoria sobre los Golden State Warriors por 105-102. El gran culpable de este hecho fue un Dion Waiters que acabó con 33 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias y que consiguió el triple decisivo en la última jugada del partido sobre la gran defensa de Klay Thompson.